EMPRESA DE BUSES PIERDE A MOTORISTA Y COBRADOR | Periódico EL Pais
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

EMPRESA DE BUSES PIERDE A MOTORISTA Y COBRADOR

Los empleados del transporte público de pasajeros continúan siendo víctimas de la delincuencia en nuestro país, el pasado fin de semana la Policía Nacional Civil registró el doble asesinato de trabajadores de un autobús de la ruta 220, de la empresa “Osito” que hace su recorrido de Santa Ana a Coatepeque.

La ruta 220 aún no se reponía de la sensible pérdida del motorista y el cobrador de la unidad antes mencionada, cuando un nuevo homicidio se reportó siempre en un autobús de la misma ruta, incrementando a tres el número de fallecidos en una semana.

Este hecho ocurrió  en la Colonia Álvarez de la ciudad de Santa Ana, según testigos, José  Carlos Interiano trabajaba como cobrador del autobús placas AB73-578 y al momento del ataque se dirigía a su casa de habitación para cambiarse de ropa, tal y como acostumbraba a hacerlo, sin embargo unos metros antes de llegar a su casa éste fue interceptado por sujetos desconocidos que le arrebataron la vida con varios impactos de bala.

Las autoridades policiales no quisieron adelantar los móviles de los ataques contra los empleados de la ruta 220, “Ya tenemos líneas de investigación y no queremos entorpecerlas” aseguraron, lo que sí dejaron claro es que ya tienen indicios de los responsables del hecho y que se están individualizando la participación de los sospechosos.

Los empleados de la ruta 220 ya han mostrado su temor ante los recientes ataques y han comenzado seriamente en buscar otro tipo de trabajo, “Yo ya no quiero seguir aquí, aquí están matando a todos los trabajadores” comentó  un motorista quien prefirió el anonimato. 

NOTA: ACUSADO DE HOMICIDIO

FECHA: 14 DE SEPTIEMBRE 

Roberto H., es acusado de haber cometido el asesinato un soldado de la Fuerza Armada que participó  en el operativo de rescate de una persona que se encontraba secuestrada en el municipio de Acajutla del departamento de Sonsonate, el hecho ocurrió el pasado 3 de septiembre de este año.

Esta semana se llevó  a cabo la audiencia en contra del imputado en el Juzgado Especializado de la ciudad de Santa Ana, en donde el Juez del caso le decretó instrucción formal con detención provisional, otorgando tres meses a la Fiscalía General de la República para sustentar las pruebas en su contra, “se le está adjudicando además los homicidios imperfectos o tentados en el soldado Carlos Humberto Soriano Marinero y un motorista de la Policía Nacional Civil” comentó el fiscal que lleva el caso.

Luego de celebrada la audiencia, se programó un reconocimiento de personas en rueda de reos, con el objetivo que las víctimas pudieran identificar si el sujeto detenido es efectivamente quien realizó el ataque, sin embargo esta no se pudo desarrollar, “el procesado se ha negado a participar en dicha diligencia, alegando que no existen otras personas con características similares, por lo que tal diligencia se pedirá posteriormente” explicó el fiscal.

El detenido aseguró  que las autoridades están cometiendo un grave error en este caso, “por el simple hecho de pertenecer tal vez  a una pandilla he sido detenido injustamente, pero me desvinculo completamente de los cargos que me están atribuyendo en esta ocasión” comentó el acusado, quien además aseguró que él confía en la justicia salvadoreña y está confiado que pronto recobrará su libertad, “están dejando hijos sin el calor y el apoyo de su padre” comentó.

El operativo en el que falleció el soldado Sixto Giovanni Ramos Hernández, se llevó  a cabo con el objetivo de rescatar a la joven Ana Daisy Alemán quien habría sido secuestrada alrededor de las once de la noche en el municipio de Acajutla, a pesar del ataque en su contra, la Policía Nacional Civil ingresó a la vivienda, sin embargo el cuerpo de Alemán ya se encontraba sin vida. En caso de encontrarse culpable, Roberto H. podría purgar una pena entre 30 y 50 años de cárcel por el delito de homicidio, sin contar las acusaciones de homicidio imperfecto.

Deja una respuesta