• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

El plan de Alemania contra el cambio climático topa con el rechazo de los ecologistas

Más de 15 horas de negociación ininterrumpida después, los partidos del Gobierno de gran coalición alemán salieron este viernes a presentar un multimillonario plan para hacer frente al cambio climático y cumplir con los compromisos internacionales de reducción de gases contaminantes. Con las calles de Alemania tomadas por manifestantes clamando acción climática ya, conservadores y socialdemócratas pusieron sobre la mesa un plan de 70 medidas y 54.000 millones de euros, a gastar hasta 2023, que se topó con las críticas de ecologistas.

  • El paquete climático se negociaba desde hace meses, pero ha sido necesaria una última noche en blanco para limar las diferencias entre los socios de la coalición de Gobierno, que finalmente este viernes anunciaron in extremis el acuerdo. El objetivo de las nuevas medidas es alcanzar para 2030 una reducción del 55% de las emisiones de CO2 (comparado con los niveles de 1990), acordada en el seno de la Unión Europea, después de que Alemania, el sexto país del mundo que más CO2 escupe a la atmósfera, haya reconocido que incumplirá con la reducción de un 40% pactada para 2020.

“Hay numerosas evidencias del mundo científico, y quien pretenda ignorarlas no actúa con justicia hacia el futuro”, dijo Merkel, visiblemente agotada tras la maratoniana jornada negociadora. La canciller aseguró que la puesta en marcha de este gran plan de lucha contra el cambio climático no supondrá un endeudamiento presupuestario para su país. Las organizaciones ecologistas criticaron ayer la iniciativa del Gobierno alemán, que consideran insuficiente y poco efectiva.

El texto del acuerdo sostiene que “el apoyo a la investigación y el desarrollo y los incentivos al mercado ayudarán a Alemania a expandir su posición como un proveedor de innovación y a liderar el mercado en tecnologías climáticas”. La idea es reverdecer el Made in Germany, la mayor potencia europea, enfocada a la exportación y cuya economía bordea la recesión debido en parte al debilitamiento de la demanda exterior. Una encuesta publicada ayer por la televisión pública ARD indicaba que el 63% de los alemanes da mayor prioridad al medio ambiente que al crecimiento económico.

Poner precio a las emisiones de dióxido de carbono desde el origen, es decir, obligando a los productores y vendedores de combustibles a comprar certificados de emisiones, es uno de los principales puntos del programa. El Gobierno lo hará a partir de 2021, instaurando un sistema para los sectores del transporte y la calefacción, exentos del comercio de emisiones de la UE (ETS), y a los que aplicará inicialmente un precio fijo de 10 euros por tonelada de CO2, según contempla el texto del acuerdo que ocupa 22 páginas. Ese precio irá subiendo hasta 2026, cuando operará un verdadero sistema de comercio de emisiones para los sectores alemanes. Los ingresos que se recauden serán una de las fuentes de financiación de las 70 medidas.

Fuente: elpais.com

Deja un comentario