El Amazonas es el “mar verde” de Bolivia, y Evo Morales también lo monetiza

El Amazonas es el “mar verde” de Bolivia, y Evo Morales también lo monetiza

La política ambiental de Evo Morales es menos compatible con la naturaleza de lo que el Gobierno quiere hacer creer. Los incendios forestales han sacado a relucir sus fallas. Expertos exigen un cambio de curso.

“Si la naturaleza fuera un banco, ya la habrían salvado”, dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano (1940-2015), quien en su libro “Los hijos de los días” trata la relación del hombre con su entorno. Justamente la masiva quema de la Amazonía en Bolivia y Brasil ha puesto de relieve su valor, no solo en cifras de exportaciones de soja y carne, sino también como sistema regulador del clima de la Tierra. ¿Qué pesa más?

Los incendios forestales arden desde hace unos 20 días en la Chiquitanía boliviana, una región contigua al Amazonas en la que se habría quemado ya una superficie de un millón de hectáreas. Expertos ambientalistas y críticos de la gestión del presidente de Bolivia, Evo Morales, lo han acusado de prender el fuego y esconder la mano al promover, por un lado, la quema de bosques, y el por el otro, negar durante demasiado tiempo el problema.

¿Pausa ecológica?

Este 27 de agosto, Morales adoptó una medida pedida a gritos por expertos y jóvenes manifestantes en varias ciudades del país: “He decidido (una) pausa ecológica en la zona de la Chiquitanía. ¿Qué significa eso? Prohibida la venta de tierras”, dijo Morales a la agencia efe en Roboré, en la región oriental de Santa Cruz, donde funciona el centro de operaciones para coordinar las acciones contra los incendios.

 

Deja un comentario