• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Editorial: Tírame un Snickers


Fidel Eguizábal, Catedrático Universidad Francisco Gavidia
flopez@ufg.edu.sv

La clase política del FMLN se está tirando los Snickers en Twitter, un chocolate
que para muchos es un lujo comprar; empero, en la rede social del pajarito, Nayib
Bukele, que es el que parió esa idea se la pasa tirando chocolates a sus
adversarios. Hace poco le mandó uno con dedicatoria a Óscar Ortiz, quien es el
vicepresidente de El Salvador. Es lógico, a nadie le gusta que le saquen a su
madre santa o a su padre, mucho menos, cuando se evidencia mediáticamente.
En Twitter, se lee el mensaje “Celestito, haga su partido y deje de lloriquear. Este
perdió el norte desde que falleció su padre". Tuit que fue enviado a Bukele junto
con un chocolate (le dieron chocolate de su propia medicina). Antes de ese
percance, el alcalde capitalino había tuiteado “Al miserable que maneja la cuenta
del @FMLNoficial. Le pido que no se meta con la memoria de mi papá, o ahí se
van a ver cómo arde Troya”. Y también se hizo viral “A muchos en el FMLN solo
les falta cantar. El Salvador será la tumba donde los rojos terminarán; y ponerse el
chaleco tricolor..;. Y, para variar, Lorena Peña y Bukele tuvieron también un
choque de tuits ¡Cosas de la política! Ella le dijo sin tapujos “La cocaína y otras
drogas pueden enloquecer a cualquiera”; Bukele, (oligarca con chaleco
izquierdista) le contesta sarcásticamente “También tener tanto dinero en las
manos, cuando nuca se tuvo, hace que algunos se olviden de que juraron luchar
por el pueblo…”. Mientras tanto, el diputado de ARENA René Portillo Cuadra
piensa que todo esto es una cortina de humo. En el mundo del marketing político
cualquier “cosa” se usa. Según una campaña publicitaria de Snickers (valga el
publicity), muestra a personas que al comer un chocolate se transforman al estilo
del “Dr. Jekyll y Mr Hyde”. Por cierto, recuerdo un bar en Santa Ana con ese
nombre. Cuando surgió la publicidad subliminal, James Vicary demostró que se
puede atacar el subconsciente del ser humano. En el desfile de correos de las
pasadas fiestas agostinas (2017), Bukele junto con su esposa desfilaron por las
calles de San Salvador en un vehículo clásico. Todo el mundo pedía que le tirase
un chocolate. Volviendo al pleito político ¿Qué efecto tiene un chocolate?, pues,
con ofensas sí hay más respuestas. Con toda esta tiradera de chocolates y
querellas, creo que el señor alcalde tendrá que hacer su partido político
(“Celestito, como le dijeron”). Las encuestas lo catapultan como candidato
presidencial; sin embargo, no creo sea con el FMLN ¿Utopía? Tal vez algún día se
vea entrar con su esposa en un convertible a Casa Presidencial; no se sabe con
qué bandera política o sí continuará con la campaña de tirar Snickers ¿Quién
desea uno?

Comentar