• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Economía de EE.UU. continúa creciendo a un ritmo moderado Bernanke

Estudiantes aprenden acerca de las “consecuencias del carbono”
Escuelas de EE.UU. interesadas en fomentar planes de estudio ecológicos
Por Karin Rives
Redactora
Washington – Han pasado ya tres años desde que los estudiantes de la escuela
secundaria Redmond, cerca de Seattle, comenzaran a medir las emisiones de
carbono de su escuela. Analizaron el consumo de luz y agua de la escuela, cuánta
basura se generaba y qué se hacía con ella, cómo se desplazaban a la escuela los
estudiantes y maestros, así como las demás actividades escolares que generaban

emisiones de gases de efecto invernadero.
Actualmente, la escuela, ubicada en la región noroeste de Estados Unidos, ahorra unos
30.000 dólares en gastos anuales de electricidad, comparado con los gastos de hace tres
años. Los gastos de recogida de basura se han reducido en 10.000 dólares. Al mismo
tiempo, las emisiones de dióxido de carbono se han visto reducidas en 90.909 kilogramos
anuales. Eso significa que la escuela Redmond ha superado los objetivos establecidos por
el Protocolo de Kyoto, el tratado internacional sobre el clima.
No está mal para una escuela de 1.400 estudiantes. ¿Cómo lo lograron?
?Estamos enseñándole a nuestros estudiantes que el problema del cambio climático tiene
soluciones bastante sencillas?, explicó Mike Town, profesor de Ciencias del Medio
Ambiente y pionero de la iniciativa Cool School Challenge, que actualmente es una
iniciativa de ámbito nacional que pretende animar a estudiantes y escuelas para que

reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero.
?Si los alumnos apagan las luces del aula por una hora, ahorran al distrito escolar cuatro
centavos en costos de electricidad?, dijo Town. ?Pero cuando se les enseña que también
ahorrarán aproximadamente un cuarto de kilo de dióxido de carbono, entonces eso
conlleva un significado mucho más importante para ellos. Las actividades de los alumnos
tienen consecuencias en las emisiones de carbono, y eso es lo que intentamos
enseñarles?.
La escuela secundaria Redmond forma parte de un movimiento de escuelas ecológicas

ubicada al sur de la ciudad de
Washington, recibió en fechas recientes esta certificación. Tiene una cisterna de 1,7
millones de litros que acumula el agua de lluvia para uso en escusados y sistemas de
enfriamiento y riego de la escuela, en lugar de utilizar agua potable. El estacionamiento
fuera de la escuela está diseñado para limitar las zonas de hormigón y asfalto que crean
las denominadas islas de calor urbanas. Un techo con vegetación filtra el agua de lluvia y
reduce la escorrentía, a la vez que proporciona un laboratorio natural para los
estudiantes; y los techos inclinados, que captan la luz del día, proporcionan luz cálida y
natural.
La escuela también utiliza el edificio para enseñar a los estudiantes el impacto que tienen
en el medio ambiente. Por ejemplo, todo el consumo de agua y energía de la escuela se
registra y visualiza para que los estudiantes lo vean. El distrito escolar de la localidad está
reestructurando actualmente su plan de estudios de secundaria para incorporar prácticas
sostenibles y conocimientos sobre el medio ambiente.
OBAMA SOLICITA FONDOS PARA LA ENSEÑANZA AMBIENTAL
El desarrollo de lo que la organización Earth Day Network denomina una ?generación
ecológica? de niños que lleguen a ser ciudadanos conscientes sobre el medio ambiente,
?toma mucho tiempo y aún estamos en la etapa inicial?, indicó Sean Miller, director de
Educación del grupo. ?Por ese motivo, hemos determinado que el cambio generacional
tardará entre 25 y 40 años. En ese plazo, esperamos ver una transformación total de las
normas de construcción de las escuelas y de los planes de estudio?.
Muchos estudiantes estadounidenses no reciben enseñanza alguna sobre el medio
ambiente hasta que llegan a la escuela secundaria, a los 13 o 14 años, si es que la
reciben. Peroeso podría cambiar dentro de poco. El proyecto presupuestario del
presidente Obama para 2011 solicita 100 millones de dólares al año para aumentar la
enseñanza sobre el medio ambiente en las escuelas estadounidenses, así como para
reforzar dicha enseñanza desde la escuela primaria hacia grados superiores.
El impulso ya existe. Muchas escuelas que no cumplen con los criterios de LEED debido a
que sus edificios son muy viejos, están tomando cualquier medida posible para reducir su
impacto en el medio ambiente y al mismo tiempo enseñarle a los alumnos una lección.
Por ejemplo, en la escuela secundaria Bloom de Chicago Heights (Illinois), los estudiantes
de ciencias pusieron en marcha un programa de reciclaje gestionado por los propios
alumnos. También recolectan aceite de la cocina de la escuela y lo convierten en biodiesel
durante la clase de química para abastecer de combustible a un autobús escolar.
Con la ayuda de la organización Earth Day Network, los estudiantes abrieron en fechas
recientes un invernadero nuevo donde cultivan verduras. ?Pensé en establecer un puesto
de verduras para venderlas?, dijo Jill Krysinski, directora del club científico de Bloom.
?Veremos lo que pasa?.

Comentar