• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Ecologia: Factor de desarrollo sostenible

Ecologia:  Factor de desarrollo sostenible

Por      

Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Editor de PUBLICACIÓNACCION http://publicacionaccion.blogspot.com

San Salvador, 3 de enero de 2020.

 El cambio climático, es un fenómeno que tiene por causa la acción del hombre y que se ha sentido en el mundo entero; para nuestro país, es una seria amenaza, por su pequeña extensión, gran número de habitantes y, el grado de depredación ambiental, que nos obliga a abordarlo prioritariamente, sin sesgo político, sino como realidad mundial que implica la responsabilidad humana, por su supervivencia como especie.

 Algunas personas quieren relacionar el cambio climático con un modelo económico: el mercantilismo, derivándolo al liberalismo:  creen que, combatiendo esos sistemas, se protege el medio ambiente; esperan que el “hombre, sea amigable con el planeta y consigo mismo”, prescindiendo del consumo y del uso de la tecnología, que es la que nos ha dado el bienestar y que permite la preservación de la vida humana, con una mejor calidad de vida.

 Se destruyó el agro, por cuestiones políticas, en los años 80´s, lo cual, junto al conflicto armado, generó el abandono del campo, creando una mayor presión poblacional sobre las ciudades. Al perder el agro importancia económica, todas las políticas gubernamentales se centraron en la industria y el comercio, lo cual destruyó la única industria establecida y auto sustentable, que mantenía el único bosque del país: el café, distribuido en el 10% del país y el cual ahora, apenas llegará a 180,000 mz. sembradas y que van disminuyendo.

 La destrucción del único bosque del país, no solo lo daña: es una perdida para el mundo, pues el sistema climático, es mundial, no conoce barreras humanas. El café ha sido base de la economía nacional y también del conservadurismo en el país. Su destrucción fue planificada: luego de su bonanza de los años 50´s, quedó vulnerable para los 80´s. Hoy quedan, de poco más de 50 beneficios, solamente quedan menos de 13. Y muchos de ellos han sido vendidos a empresarios hondureños y los pocos que aún funcionan, poseen una capacidad instalada, superior al café cosechado.

 La industria del café, no se limita al productor y a quienes trabajan en las fincas, sino que se extiende al beneficiador-exportador y de allí, a la banca, generando una larga cadena de valor:  su recuperación sería cuestión de décadas.

 Hoy las fincas, sufren escases de mano de obra y el pago que realizan excede el salario determinado por la ley, pues de lo contrario se exponen a no tener mano de obra para la recolección del grano. Esto demuestra el por qué emigra el campesino hacia los Estados Unidos y sus expectativas de trabajo allá, superan todo riesgo. Si el Gobierno pudiese asegurar trabajo agrícola para un millón de personas, la emigración ilegal podría detenerse, pero sólo se han conseguido 50 visas, en medio año de negociación y emigran poco más de 100 personas al día. La solución está en el agro, con el cultivo del café.

 Algunos piensan que el medio ambiente puede mantenerse si se prohíbe deforestar, parcelar o se evita el cultivo de la caña de azúcar. No es así, pues leyes restrictivas sólo obligan al Estado a una mayor vigilancia y si ésta, afecta la economía, se buscarán las formas de burlar la ley. Debe darse incentivos, para que el sistema agrícola pueda recuperarse y mantiene la ecología y con ello, el bienestar humano.

 Vemos en la práctica, que todos los políticos, prometen la recuperación del agro, pero con fines electorales; ahora esa manipulación de los problemas ecológicos, ya no es admisible, pues lo que está en juego, es la vida del ´planeta y nuestra permanencia en él. Por eta razón el populismo debe de ser combatido, en beneficio de la vida humana en el planeta.

Deja una respuesta