• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

CONVALECIENDO DEL BUKELEVIRUS

Por    

Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Editor de PUBLICACIÓN ACCION http://publicacionaccion.blogspot.com

San Salvador, 16 de junio de 2020.

Han sido suspendidas las inmediatas pretensiones de Bukele: a) supresión de los controles impuestos a los otros órganos del Estado, b) plena libertad para disponer de los fondos nacionales en su beneficio personal y, para su campaña política. Sin embargo, enfrentamos las consecuencias que en los próximos meses se darán: la pandemia y quiebra económica del Estado. Las estructuras de Bukele, en su campaña electoral, están promoviendo un cambio constitucional, para recuperar lo hasta aquí, perdido.

La prolongación de las medidas de emergencia, sólo hubiesen servido para debilitar económicamente la resistencia política, obligando a la subsidiariedad del Estado, sin que se llegase a la mayoría de las personas, pero utilizada, para fines electorales y estímulo de la corrupción. La ayuda que lleva el logo del Gobierno y, es distribuida por Nuevas Ideas o la comunidad Islámica, es para crear aceptación, aunque esta, ha sido con dinero de los mismos ciudadanos y que, en gran medida, será pagada por las generaciones futuras.

No puede ser un gasto lícito del Estado, los muñecos con la efigie de Nayib Bukele, ni para etiquetar bolsas, en la promoción del islamismo que, a la larga, puede favorecer las redes del terrorismo internacional, como ya es en la triple frontera (Argentina, Brasil y Paraguay), Venezuela, Nicaragua y México.

Nayib Bukele, ha sido víctima de su propia soberbia, de su inestabilidad emocional, pretendiendo engañar y manipular en cada una de sus gestiones. Todas sus apariciones en público y reuniones en Casa Presidencial, han sido meticulosamente diseñadas, para enviar un mensaje a sus bases, sin interesarle el efecto político de las mismas, a la nación y a la comunidad internacional.

Las aclaraciones de la Embajada Americana, Sala de lo Constitucional, Fiscal General de la república, partidos políticos y diputados, así lo muestran. Nuestra baja en la calificación de riesgo soberano, es reflejo de sus acciones en el exterior y, en el manejo de su política interna.

La cohesión lograda en los distintos sectores nacionales, en defensa de la Constitución y la autonomía de los poderes del Estado, verían invalidados a futuro, cuando los partidarios de Bukele, obteniendo mayoría, lleguen a la Asamblea Legislativa y, si atentasen contra la Constitución, en un rompimiento total de la legalidad, como lo han amenazado sus partidarios, mediante “el Poder Popular”, sería ya imposible, la oposición como la que al presente, se ha realizado.

Los partidarios de Bukele, confían en el desprestigio de la mayoría de los funcionarios que actualmente irán a reelección, confiando en que, la baja en dicha votación, daría a los partidarios de Bukele, la mayoría que necesita para realizar los cambios constitucionales que en sus propósitos, le favorezcan.

Al final de este año, se harán sentir las adversas condiciones económicas, creadas por Bukele. Las entidades financieras internacionales, velando por sus intereses, impondrán una reforma tributaria y reducción de la plantilla pública, a causa de los desaciertos económicos del Gobierno el que, no obstante, no sufrirá efecto electoral negativo, pues sus consecuencias, sufridas entre diciembre y marzo, podrán ser disimuladas a fuerza de propaganda, generando el abstencionismo que siempre ha favorecido a Bukele y que él,  ha sabido aprovechar.

El fin de las pretensiones de Bukele, sólo lo puede asegurar, una renovación partidaria interna como la que ya se puede apreciar en el FMLN, pero no, en los otros partidos. Posiblemente de no oponerse a la intención, enfrentaremos a una Constituyente, siendo responsabilidad de los nuevos diputados discutirla. Debemos prepararnos para ello: no se discutirá la parte orgánica: se debatirán los Derechos Individuales, los Derechos Económicos y, el poder del Estado de decidir sobre el individuo.

La libertad es el bien más preciado que poseemos, hagamos uso de ella, y protejamosla con nuestro poder soberano.

Deja una respuesta