• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Consumidores de arroz pagaron ocho millones de dólares de más a importadoras

Concentración de empresas arroceras que limitan la entrada de nuevos competidores, provocan que los consumidores paguen caro el precio del arroz. La Superintendencia de Competencia urge a los ministerios de Economía y Agricultura revisar limitaciones aprobadas en el año 2000

 

A consecuencia de la normativa que regula a las empresas arroceras y que  ocasiona barreras a la entrada de nuevos competidores, los hogares salvadoreños han pagado de más $8 millones en los últimos 5 años, por lo que la Superintendencia de Competencia (SC) urge al Estado Salvadoreño aplicar reformas para abrir la competencia en el sector.

Según un estudio presentado por la SC, “se ha generado una concentración de las importaciones de arroz granza en dos agentes económicos”, generando una diferencia marcada entre el precio de importación en relación a lo que paga el consumidor final.

Las empresas que generan concentración son: Arrocera San Francisco y Agroindustrias Gumarsal S.A. de C.V. quienes se encargan de distribuir su producción directamente en mercados y tiendas.

De acuerdo a la SC esta situación implica una pérdida de bienestar social al consumidor puesto que debe pagar a precios caros el consumo de arroz.

En promedio, los salvadoreños pagaron un exceso de $1.46 millones por año  entre el 2006 al 2011. De los negocios de arroz se benefician principalmente los industriales con 72.7 % ($6.4 millones) mientras que los productores de arroz granza que son 1785 productores reciben un 27.3 %, ($2.4 millones).

El gasto promedio mensual de las familias  salvadoreñasen este producto es de $ 5.70,  pero si existiera mayor participación de empresas en la distribución y comercialización de arroz, los costos serían menores, afirmó la SC.

Normativa distorsiona mercado

Esta distorsión surge de la normativa que regula a la agroindustria arrocera, la cual reglamenta el acceso a las importaciones de arroz desde EEUU. Según la SC, esta normativa desincentiva la participación de nuevos importadores y propicia desigualdad de condiciones en la distribución de los contingentes de arroz.

También existen barreras y requisitos discriminatorios para nuevos comercializadores de arroz, a quienes piden laboratorios y maquinarias además de pagar una cuota de acceso poco atractiva para nuevos participantes. Se les solicita también  presentar  historial de importaciones   mínimo de 4  años.

Según el Superintendente de Competencia, Francisco Díaz Rodríguez, para evitar estas barreras habría que ordenar la comercialización de arroz granza en un reglamento, que sustituya al convenio actualque se firmo en el año 2000, con el objetivo que exista una mejor competencia en el mercado y que se refleje en precios más justos.

“Ya nos hemos reunido con los ministros de Economía y Agricultura para explicarles las recomendaciones y estamos teniendo buenos resultados”, dijo el superintendente.

Explicó que otra de las propuestas es “reformar las regulaciones para la administración de contingentes arancelarios para arroz blanco procesado dentro del Tratado del Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y los Estados Unidos”, para eliminar las barreras”.

El arroz es parte de la dieta diaria del consumidor salvadoreño generando un gasto mensual de casi tres millones de dólares. Existen alrededor de 1785 productores y 7 asociaciones productoras de arroz granza a nivel nacional, 17 industriales dedicados al beneficiado del arroz y aproximadamente 800 distribuidores mayoristas.

Sin embargo, las importaciones de arroz granza se concentran en dos empresas, cerrando la competencia y provocando precios elevados en la venta del mismo.

Deja una respuesta