• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Conociendo a los Chinos

El interés de China en la región, desde México a Panamá, estaba claro desde el 2015 y, en el 2017, fue evidente su  estrategia de que Panamá, fuese su  plataforma para la penetración en el resto de Centroamérica, lo cual nos obliga a entender dicho fenómeno, más allá de  simple apreciación económica, de los efectos inmediatos en El Salvador y del beneficio que aportará al  FMLN.

Para algunos,  la expansión china es la consecuencia lógica de su actividad económica, para otros, es la respuesta al proteccionismo de Donald Trump,  pero no: es la necesidad de preservación del Partido Comunista Chino, frente a las necesidades de  China, en competencia con  economías más fuertes.

Si tomamos como referencia la obra “REFORMA ECONOMICA Y DEMOCRATIZACIÓN POLÍTICA EN EL COMUNISMO CHINO” de Chen Teh-sheng, publicado en 1987 y otras obras editadas por la Liga Mundial Anticomunista, Capitulo Chino, sabemos que el modelo comunista chino, basado en los modelos de Lenin y Stalin, acelerado por la impaciencia de Mao Tse-tung, iría al fracaso, frente a las economías occidentales, sometiendo a China, a un sojuzgamiento ideológico de occidente (capitalismo liberal y democrático), como sucedió  en la primera y segunda guerra del opio (1839-1842 y 1859-1860) marcando la separación política de Hong Kong y Macao y el fin, de la dinastía Quing en 1912.

En 1984,  el Presidente Deng Xiaoping estableció el principio: “un país, dos sistemas”, para poder integrar a China, Hong Kong y Macao, como recuperación soberana, de lo perdido en las Guerras del Opio; sin embargo, la existencia de un sistema político y económico diferente, exigía la creación de Zonas Económicas Especiales (Shanghái, Macao y Hong Kong), garantizando el aprovechamiento del beneficio del capitalismo, sin perder el control político,  permitiendo la  permanencia del Partido Comunista Chino y, su expansión económica.

La balanza comercial desfavorable con Estados Unidos, es provocada por un contrasentido, pues muchas empresas norteamericanas, han mudado sus inversiones a China, provocando al unísono,  beneficio y perjuicio a la economía interna de los Estados Unidos y, por los intereses globales de este país, se ha descuidado su influencia en Latinoamérica, permitiendo el avance de China, que siguiendo una sinergia comercial, necesita de los recursos y el mercado latinoamericano.

La planificación estratégica de China, es mucho más prolongada que la de los Estados Unidos y hasta consolidar en Centroamérica, su posición económica, no darán ningún paso militar (canal terrestre y refinería de crudo pesado en Costa Rica y la consolidación de inversiones en México), sin embargo, una alianza política entre el Partido Comunista Chino y el FMLN, podría acelerar su consolidación.

En época de la Revolución Cultural, Den Xiaoping y  Liu Shaoqui fueron acusados de derechistas y contrarrevolucionarios, sin embargo, la idea de la liberación de la economía socialista, salvó la existencia del régimen, el cual se hubiese derrumbado al igual que la Unión Soviética, víctima de lo desastrosa que resulta la economía socialista, en lucha contra occidente.

El Partido Comunista Chino, pretendiendo  manipular las elecciones, en Hong Kong,  dio la Revolución de los Paraguas o Primavera Asiática, que terminó encarcelando a  Joshua Wong. Esto prueba el control político que ejercen sobre un sistema basado en la democracia y, que las empresas chinas, son en realidad una extensión del Partido Comunista Chino, marcando gran diferencia con las empresas occidentales y el principio de libertad

Pudiesen los negocios con China ser fantásticos, pero su costo sería mayor, pues a la larga los intereses comerciales serían substituidos por intereses políticos en su favor y, perjudiciales para nuestro sistema de vida y libertad. Podríamos perder territorio y vida independiente.

Por: Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Comentar