• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Concluye mision diplomatica de Embajador de Alemania en El Salvador

Concluye mision diplomatica de Embajador de Alemania en El Salvador

Con estas palabras cargadas de amor y esperanza  para El Salvador, el embajador de Alemania Bernd Finke se despide del Pulgarcito de America con este valioso mensaje:

A finales de esta semana terminaré mi misión como Embajador alemán en El Salvador. Durante cuatro años, desde septiembre de 2016 hasta agosto de 2020, este hermoso país me ha ofrecido un hogar. He visitado todos los departamentos, admirado la belleza natural del país y he hecho muchos amigos.

Ahora es el momento de despedirme y dar las gracias: gracias por la gran hospitalidad que recibí desde el primer hasta el último día; gracias por la confianza que El Salvador ha demostrado al trabajar con Alemania; gracias por los muchos y buenos consejos que me han ayudado a comprender mejor el país y su gente.

Gracias a mis compatriotas alemanes que viven en El Salvador desde hace mucho tiempo. Que han apoyado mi misión y que me han dejado marchar sabiendo que no sólo hay uno, sino muchos embajadores alemanes en El Salvador que se preocupan por las relaciones entre nuestros países. En resumen: Gracias por estos cuatro años, que me han enriquecido personal y profesionalmente. El viejo eslogan del Ministerio de Turismo lo dice muy bien. El Salvador es tan grande como su gente.

Al igual que mis predecesores, yo también fui enviado a El Salvador con la misión de apoyar al país en la reducción de la desigualdad social y en la mejora de las condiciones de vida de las personas que viven en circunstancias precarias. Debemos promover la democracia y el Estado de derecho, llevar a cabo un diálogo abierto sobre los derechos humanos, promover la integración regional en América Central y, por supuesto, dar vida a todas las facetas de las relaciones germano-salvadoreñas.

Por último, pero no por ello menos importante, el Embajador debería ayudar a garantizar que los alemanes y los salvadoreños tengan una imagen equilibrada y objetiva del otro, una imagen que describa las fortalezas y el potencial, pero que no oculte los desafíos y los déficits internos.

Esta amplia gama de tareas se basa en la convicción de que Alemania y El Salvador forman parte de una comunidad de valores que se rige por los principios ya mencionados de democracia, Estado de derecho, derechos humanos y solidaridad en la configuración de la política internacional y la convivencia social. Son demandas enormes,  y cuando uno piensa en los relativamente modestos recursos financieros y personales disponibles para hacerles frente, la modestia es necesaria, si se trata de hacer un balance de lo que uno ha logrado como Embajador durante este período misionero. Mi balance personal se ve algo así:

Miro atrás con alegría y orgullo los numerosos proyectos que la Embajada ha apoyado en todo el país durante los últimos cuatro años. Muchas comunidades tienen ahora acceso al agua potable, hemos mejorado la infraestructura y el equipamiento de hospitales y escuelas locales, nuestros proyectos en hogares de ancianos nos han permitido hacer más dignas las condiciones de vida de las personas mayores, hemos construido campos deportivos e instalaciones de entrenamiento para los jóvenes, etc. Eran proyectos pequeños, pero proyectos que marcaban una diferencia y reforzaban mi convicción de que cada paso cuenta, no importa cuán pequeño sea.

También recuerdo las declaraciones que hice sobre cuestiones de derechos humanos, como los derechos de las mujeres en materia de reproducción sexual, la discriminación contra las personas LGBTI o los derechos humanos de los privados de libertad. Estos son expedientes sensibles, y he tenido que aceptar a veces críticas feroces de aquellos con diferentes puntos de vista, por uno o dos comentarios. Dicha crítica siempre fue bienvenida: Es normal que tengamos diferentes opiniones sobre algunos temas debido a nuestros diferentes antecedentes culturales y sociales. Lo importante es que nosotros, “entre amigos”, podamos mantener un diálogo constructivo, incluso sobre cuestiones polémicas, y que la atención se centre en la escucha, no en acusaciones.

¿Qué más hay en la memoria vívida? Fui testigo de la celebración del 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz. Fui acreditado como observador electoral para las elecciones parlamentarias y municipales de 2018 y para las elecciones presidenciales de 2019, y me complació informar a Berlín de que -a diferencia de otros países de la región- en El Salvador se celebraron en general elecciones justas y libres y que mi país anfitrión pudo confirmar su buena reputación democrática.

Tengo gratos recuerdos del maratón y de la carrera ciclista que lanzamos junto con el COES, la Federación de Ciclismo y la Unión Europea. Estaba en el país cuando el Papa Francisco canonizó a Óscar Romero y El Salvador organizó un campeonato mundial de surf por primera vez. Y me alegra informar a Berlín que las estadísticas de la policía muestran un descenso sustancial en la tasa de asesinatos desde hace tiempo. ¡Estas son buenas noticias! Y me complace decir que mi país es uno de los mayores socios de cooperación de El Salvador, gracias a nuestros amplios compromisos bilaterales, regionales, multilaterales y de la UE, y lo ha sido durante mucho tiempo.  

Sin embargo, la gran gratitud con la que miro hacia atrás en mi misión de cuatro años en El Salvador también se mezcla con la preocupación. Hay acontecimientos que podrían dar la impresión de que nuestra comunidad de valores se está metiendo en aguas turbulentas. Estoy pensando sobre todo en la cultura política de discusión y disputa que se ha extendido por todo el país.

Los oponentes políticos no se perciben como rivales legítimos con los que se discute de manera democrática sobre la mejor manera de avanzar, sino como representantes de un “sistema hostil”; puesto en la picota, acosado y amenazado en las redes sociales. Un intercambio constructivo de argumentos ya casi no tiene lugar, en mi opinión.

En cambio, la libertad de prensa y la libertad de opinión se perciben aparentemente como factores perturbadores, y la malicia, el odio y la desinformación dominan el intercambio político, en el que parece existir sólo la verdad propia y las mentiras de los demás. El peligro es evidente: la radicalización del discurso y del pensamiento puede ir seguida de la radicalización de la acción y de la radicalización de la democracia.

Encaja con esto que el sistema de “controles y equilibrios”, que es la base de toda democracia, también está bajo presión. En lugar de abogar por el mantenimiento del equilibrio entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial -necesario para una comunidad democrática basada en el Estado de derecho- , parece existir una especie de “estado de guerra” entre algunos órganos constitucionales.

El bienestar de los ciudadanos está siendo erosionado y la buena reputación internacional de El Salvador de tener instituciones democráticas estables y reconocidas está siendo dañada. Esto no es un buen desarrollo. No hay duda de que la política prospera en la controversia, en la dura lucha por la supuesta mejor alternativa. Pero no debemos ver la política como un juego de suma cero en el que el propio éxito depende del fracaso de la otra parte. En una democracia en la que hay que luchar por las mayorías políticas, la política, en palabras de Bismarck, es el arte del compromiso

Es comprensible que la impaciencia y la frustración crezcan cuando faltan mayorías y las promesas de la campaña electoral no pueden cumplirse tan rápido como se desea. Y la impaciencia es algo bueno: por ejemplo, el problema de la violencia en el país, la corrupción endémica o la migración forzada de muchos jóvenes por falta de perspectivas económicas, son problemas cuya solución no puede aplazarse. Pero en una democracia, las mayorías deben establecerse a través del diálogo y la capacidad de compromiso, no a través de ultimátum o amenazas.

Sin embargo, las relaciones entre Alemania y El Salvador no sólo se basan en una comunidad de valores. Nuestros países también se han convertido en parte de una comunidad mundial de destino. Estamos hablando de la pandemia Covid 19, que está haciendo grandes sacrificios humanos, sociales y económicos por nuestra parte.

Muchos problemas estructurales de nuestras economías se ven exacerbados por las consecuencias de la pandemia. Por lo tanto, es aún más importante que se establezca un diálogo nacional para abordar estos desafíos, un diálogo que reúna a todos los actores clave: políticos, empresarios, sindicatos, sociedad civil e iglesias.

Esperamos que las precauciones tomadas surtan efecto, que el número de infecciones disminuya de manera sostenible y que los científicos inteligentes pronto hayan desarrollado una vacuna eficaz. Después, se tratará de ayudar a los países que, como El Salvador, se ven particularmente afectados por las consecuencias de la pandemia. Estoy seguro de que Alemania contribuirá a ello en la medida de sus posibilidades.   

Un último pensamiento que se me ha ocurrido una y otra vez durante mis cuatro años en El Salvador: El Salvador es el único país del mundo que lleva el nombre del Redentor. Y éste es, al final de mi misión, una vez más mi deseo para este maravilloso país y su maravilloso pueblo: que El Salvador sea salvado – salvado de la desigualdad social y la profunda polarización política, salvado de la violencia y la corrupción, salvado de la pandemia de la Corona y sus graves consecuencias humanitarias y económicas.

Deseo a El Salvador un futuro próspero y espero que nuestros países continúen siendo socios en los valores. ¡Que te vaya bien, El Salvador!

Deja una respuesta