CARL AKERLIND TENIS MESISTA SUECO Y AMANTE DE LOS NUMEROS

Uno de los atletas más destacados a nivel internacional que participa en el VII Circuito Juvenil Internacional San Salvador 2011 de Tenis de Mesa es Carl Akerlind, que nació un 2 de enero de 1993 en Stockhol, Suecia. A sus 18 años viene al evento con muchos deseos de triunfo a nivel individual y por equipos.

Su padre Per Akerlind y su madre Yvonne Akerlind le apoyaron de manera incondicional desde el primer momento que asistió a sus 9 años  en el 2002 al club Angby SK-  también le llaman ASK, que fundó el Sr. Nils Erik Sandberg, que además hoy es  su entrenador.

En el Club ASK pagan una cuota aceptable y su familia siempre le brinda el respaldo tanto para la práctica del deporte de la bolita saltarina y sus estudios. Actualmente cursa 2º año de bachillerato en el Colegio Blackebergs Gymnarium.

Carl se ha trazado metas académicas y deportivas. Le gustaría estudiar economía, física y matemática, y con una gran sonrisa  dice “soy bueno para los números, me gusta y divierte, en el tenis quiero llegar a  jugar en el mejor equipo de mi club ASK y  llegar a Juegos Olímpicos”, con mucha entrega, esfuerzo y entreno fuerte.

La práctica del tenis de mesa le ha permitido viajar a Ecuador, Venezuela, Estados Unidos y El Salvador. En el país ha venido tres veces, en el 2005 a sus 12 años ganó oro en dobles con su compañero Simon Linderoth,  2006 y hoy en  la edición 2011 del circuito juvenil “mi meta es ganar a nivel individual y en pareja con Jonás Stener de 16 años”.

También le preguntamos de su país y expresó “Suecia tiene 4 estaciones, eso lo hace un país con mucha diversidad de cultura, oportuno para hacer diversos deportes como esquiar y vivimos una cultura de paz”.

Para finalizar nuestra entrevista con el tenismesista sueco,  nos expresa que tanto niños como jóvenes en el mundo deberían hacer tenis de mesa, ya que para él es el mejor deporte, además de forjar valores, tener la oportunidad de crecer como persona, así como ser embajador de Suecia, cuando se visitan otros países.

Carl a sus 18 años tiene metas claras a nivel académico y en el tenis de mesa. Un ejemplo para infantes y jóvenes que sí se pueden cumplir sueños, objetivos y ser futuros ciudadanos exitosos en los diferentes campos de la vida. Desde El Comité Olímpico ESA les deseamos lo mejor.

Deja un comentario