• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

CALLEJA, BUKELE, MARTINEZ

El FMLN y Bukele han celebrado la proclamación de Carlos Calleja como candidato presidencial de ARENA, le creen el menos capaz con los apoyos más endebles y circunscritos al ámbito partidario y por ende, un candidato fácil de vencer. Ven lo que les parece debilidad de su contrincante, pero no ven sus propias debilidades, que son mayores. La izquierda padece  profunda división y, mientras la cúpula actual de las FPL, persista en su creencia de que sólo ellos  son capaces de realizar el proyecto socialista revolucionario, tendrá un obstáculo para lograr el número de votos necesarios para mantenerse en el poder.

Ya no es viable en El Salvador el proyecto revolucionario, debido al derrumbe socialista latinoamericano, a la corrupción de sus dirigentes y, el caos creado por las ideas socialistas. El Salvador, como parte del Triángulo Norte, es  una amenaza regional; por su emigración, narcotráfico y corrupción de sus instituciones públicas, facilitados por la búsqueda del FMLN del poder total, lo cual provoca el deseo de un cambio de Gobierno, para restaurar el orden perdido.

La candidatura de Hugo Martínez, es un intento de reunificar a la izquierda, en derredor de la actual cúpula,  permitir un acercamiento hacia Bukele y legitimar la candidatura de Gerson Martínez,  todo dentro de una medición de fuerzas, entre los ortodoxos y renovadores.

En este momento, el punto clave de la reunificación de la izquierda, es el repudio a la cúpula,  la cual se afirma como un grupo  oligárquico y que  afirma los principios revolucionarios  como pretexto para su permanencia en el poder; mientras dicha situación persista, tendremos seguridad de que el peso del mal gobierno del FMLN, favorecerá la candidatura de Calleja.

Si se da una recomposición  del FMLN con Bukele, sin el cambio de la actual cúpula, Bukele perderá mucho del apoyo que hoy tiene,  pues el rechazo a la actual cúpula del FMLN, es lo que ha permitido crecer a Bukele y  se disipará también, el efecto en los apáticos y en el voto indeciso de ARENA.

La presión interna que favoreció a Calleja, puede ser un escollo para la cohesión de ARENA, pero si se cumple lo acordado en su último Congreso y se evita el doble cargo dentro de la dirigencia del partido, respetando las atribuciones orgánicas,   se evitará la acumulación de poder, que es causa de distención.

El mensaje de Javier Simán, luego del triunfo de Carlos Calleja, ha sido de unidad e institucionalidad del partido, por lo que la tirantez preexistente al 22 de abril, es innecesaria en el presente y todo ejercicio de la misma, es acto que pone en peligro el triunfo seguro de ARENA en el 2019

Hay que entender que la visión de la actual cúpula del FMLN es que, gracias a ellos, el proyecto revolucionario existe en El Salvador y que nadie más, puede ejecutarlo. En cambio, ARENA es la unión de diferentes sectores, con intereses diversos,  pero que entienden que sus metas individuales, sólo pueden ser logradas dentro de los principios de libertad y por ello se cohesionan más, según les amenace la izquierda. Calleja es hoy el elemento visible de la defensa común.

La única manera en que Martínez o Bukele puedan llegar a la presidencia el 2019, es que ARENA entrase en una crisis institucional, provocada por sus rivalidades internas, gestadas desde los mandos medios y sin que la cúpula lo evite.

 

Comentar