• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

“Bebé de un Mes con Cardiopatía Congénita a Punto de Morir Logro el Milagro de Vivir Gracias a Health City”

Un milagro de amor deinitivamente

ISLAS CAIMÁN (19 de Diciembre del 2016) – Imagínese no poder salvar la vida de su hijo/a porque usted no tiene los recursos necesarios para que se someta a un procedimiento médico. Este casi fue el caso de Amanda Escalante, madre de Andrea Monterrosa de dos meses de edad, cuando fue diagnosticada en UNICAR en Guatemala.

Diagnosticada con una cardiopatía congénita, Andrea tuvo que someterse a una cirugía lo antes posible debido a que se estaba volviendo morada, con dificultad para respirar y sufría de una insuficiencia cardíaca severa. Incapaz de someterse a una cirugía en su país natal, Belice debido a la falta de recursos médicos y también al no poder pagar el costo del procedimiento en Guatemala, Amanda fue introducida a Health City Cayman Islands.  Con la ayuda de Have-A-Heart Cayman, una organización asociada, Amanda y Andrea fueron trasladadas al hospital en un vuelo comercial que llegó el lunes por la noche. El día martes por la mañana Andrea ya había salido exitosamente de la cirugía.

Andrea tuvo un problema donde la sangre que estaba supuesto a ser oxigenada en los pulmones e iba al lado izquierdo del corazón se estaba drenando en el lado derecho por cuatro venas pulmonarias que estaban creando una nueva cámara. Los doctores tuvieron que reacomodar todas las venas pulmonares hacia el lado izquierdo y conectar la cámara izquierda con la cámara nueva que había creado las venas pulmonares.

“Lo bueno de este tipo de problema del corazón es que una vez que se opere correctamente, se finaliza. No se requiere ninguna otra cirugía y la niña tendrá una expectativa de vida normal. Sera como cualquier niño normal,” explico el Dr. Binoy Chattuparambil, Cirujano Cardiotorácico y Vascular de Health City Cayman Islands quien fue el doctor responsable de la operación de Andrea.

 Dos semanas después de la cirugía, Andrea y su madre viajaron de regreso a Belice donde se encontraron con sus familias. La niña esta saludable, aumentando de peso y completamente libre de síntomas.

 “Le doy gracias a Dios y gracias a los doctores que nos ayudaron aunque no tuviéramos el dinero. Ellos aceptaron el caso y me siento muy feliz por que todos se han portado muy bien conmigo, todos. Ahora se que vamos a ser una familia feliz.” afirmo Amanda Escalante.

Comentar