• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

BANDERAS BLANCAS

BANDERAS BLANCAS

Por

Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Editor de PUBLICACIÓN ACCION

San Salvador, 6 de junio de 2020.

Un grito de auxilio son las banderas blancas que cada vez más, aparecen en las calles: solicitan alimentos para sobrevivir, pero también una exigencia al retorno de la normalidad, ante la insatisfacción de las promesas gubernamentales y el ocultamiento de los verdaderos efectos de la pandemia. Si no hay un rápido retorno a la normalidad, revelándose la verdad de los estragos de la pandemia, podría haber una explosión social que el Gobierno pretende atizar en su beneficio, sin advertir, que tal situación, puede consumirlo a él también. Las amenazas de Bukele, para quien abra, el próximo lunes 8, sólo aseguran un caos mayor.

Los troles de Nayib Bukele, explican que el creciente número de banderas blancas y el retorno a la actividad del sector informal, son incitados por la dirigencia del FMLN y la codicia de los empresarios, representados por la ANEP. Está en contradicción con la propaganda de sus mismos troles, que han señalado la irrelevancia del FMLN y de la ANEP, como representación o fuerza gremial.

La verdad, es que las banderas blancas significan la necesidad generalizada de alimento para los sectores más vulnerables, los que buscan el sustento diario y logran subsistir gracias al complemento de las remesas, de la asistencia de familiares y amigos que están en una mejor condición, porque tienen un empleo formal o, el sector informal les permite dar esa ayuda, lo que ahora ya no existe.

Las medidas restrictivas e incoherentes del Gobierno, han disminuido la calificación del país, imposibilitando que éste goce de la estabilidad necesaria para el inversionista privado, contando sólo con el crédito de los organismos internacionales, que exigen una modificación tributaria, para el retorno de sus créditos, a lo cual se niega el Ejecutivo, por razones políticas internas, relacionadas con la propaganda electoral.

El efectivo y los alimentos distribuidos, han sido utilizados electoralmente, por Nuevas Ideas y candidatos de GANA. Lo cual ha impedido que pueda cumplirse la subsidiariedad del Estado en época de crisis, ahondando el descontento, pues el engaño, mata la esperanza y aflora el resentimiento social.

Han iniciado los disturbios en la carretera a Huizucar, exigiendo alimentos a los conductores; por el hambre existente; estos hechos, van a multiplicarse. Al parecer, militarización, ha sido la respuesta del Gobierno.

Sólo la apertura generalizada, el lunes 8, podrá evitar una explosión social, pues el hambre aumenta, ya alcanza el 30% de la población. El limbo legal existente, sólo abona a la confusión. Algunos activistas de Nayib Bukele, pretenden aprovecharse de esta conmoción, responsabilizando a los diputados, partidos opositores y gremiales empresariales, queriendo justificar un cambio de sistema, para volver a la normalidad, siendo que es el Gobierno, el que ha generado el caos en que nos encontramos. Nayib Bukele, culpa de la presente crisis, al Gobierno anterior, amenazando con deducir responsabilidades, sin que exista fundamento legal.

Puede la apertura generalizada, dar un respiro a la incertidumbre que vivimos, pero no servirá de mucho, si no se abren las oficinas de Gobierno, a lo que se Niega Nayib Bukele. Gobernar a fuerza de decretos, no garantiza la estabilidad ni la gobernabilidad y, mucho menos, si militariza el Gobierno, como es su pretensión.

El Gobierno está matándose así mismo, al no permitir que se generen impuestos y, por la inacción impuesta por el Gobierno, la sociedad está muriendo. Para que ésta, ayude al más necesitado, debe tener como hacerlo y, para que el Gobierno cumpla con la subsidiariedad que debe, necesita recaudar impuestos, que vienen de la actividad económica, pues de lo contrario, sólo contará con préstamos, en dudosa cuantía, por la imposibilidad de pago posterior.

Deja una respuesta