• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

BANCO CENTRAL APRUEBA NORMAS DE RIESGO DE LAVADO DE DINERO

Con el fin de prevenir las actividades relacionadas con el delito de lavado de dinero y de activos en el

sistema financiero salvadoreño, el Banco Central de Reserva de El Salvador a través del Comité de Normas,

cumpliendo con su facultad como regulador del sistema financiero, aprobó las Normas Técnicas para la Gestión de

los Riesgos de Lavado de Dinero y de Activos y de Financiamiento al Terrorismo que deben ser cumplidas por el

sistema financiero salvadoreño.

Estas normas dan a las entidades financieras los lineamientos mínimos para prevenir y detectar

operaciones irregulares o sospechosas relacionadas con el lavado de dinero y de activos, herramientas técnicas que

servirán para promover la prevención y la seguridad del negocio financiero, al cumplir requisitos mínimos, evitando

que fondos de dudosa procedencia sean canalizados a través del sistema financiero, agregó la fuente.

Este marco normativo se ajusta al desarrollo, a las tendencias internacionales y a las mejores prácticas

observadas en otros países, con el propósito de promover una mayor efectividad en la labor de prevención del

lavado de dinero y de activos en las instituciones financieras.

Las normas contribuirán a facilitar las diligencias que deben realizarse con los clientes para impedir que las

entidades sean utilizadas, intencionalmente o no, con fines delictivos. Propiciarán el establecimiento de

programas, procedimientos y controles internos para prevenir las actividades relacionadas e impulsarán al sistema

financiero a promover normas éticas y profesionales de alto nivel en el sector.

Las entidades obligadas a cumplir las normas aprobadas son: los bancos salvadoreños, sus oficinas en el

exterior y subsidiarias; las sucursales y oficinas de bancos extranjeros en el país; las sociedades que integran los

conglomerados financieros, incluyendo sus sociedades controladoras y miembros; las instituciones administradoras

de fondos de pensiones; sociedades de seguros y sus sucursales en el exterior; sucursales de sociedades de seguros

extranjeras en el país; bolsa de valores, casas de corredores de bolsa, sociedades de depósito y custodia de valores

y almacenes generales de depósito; bancos cooperativos, sociedades de ahorro y crédito y federaciones reguladas

por ley; sociedades de garantía recíproca y sus reafianzadoras locales; sociedades de servicios complementarios a

los financieros; sociedades administradoras u operadoras de sistemas de pago y liquidación de valores; Fondo

Social para la Vivienda y Fondo Nacional de Vivienda Popular; Instituto de Previsión de la Fuerza Armada; Bancos de

Fomento Agropecuario, Hipotecario y de Desarrollo de El Salvador; Corporación Salvadoreña de Inversiones; Casas

de Cambio, Titularizadoras; Fondo de Saneamiento y Fortalecimiento Financiero; bolsas de productos o servicios y

otras sociedades que integren el sistema financiero.

Las normas aprobadas exigen que la entidad financiera cuente con programas u otras herramientas

informáticas, en concordancia con su perfil de riesgo, para monitorear y generar las alertas oportunas. Estas

alertas deberán ser analizadas por la Oficialía de Cumplimiento de la institución, revisando el nivel de riesgo e identificándolo para calificar las operaciones como normales, inusuales o sospechosas.

Por otra parte, obliga a las instituciones financieras a llevar bitácoras de acceso y uso de los sistemas electrónicos, a manera de llevar registros y rastrear las transacciones del cliente en operaciones vía Internet, transacciones telefónicas, en el ATM o en cualquier otro medio electrónico.

El Banco Central, como regulador del sector, está comprometido con el fortalecimiento del entorno regulatorio con el fin de desarrollar un sistema financiero sano, solvente y seguro y de brindarle servicios confiables y eficientes al usuario de las instituciones financieras.

Comentar