• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Alemania pone sus ojos en la restauración del paisaje de la Microrregión Ahuachapán Sur

Flag_of_Germany.svgEl Gobierno Alemán a través de la Agencia de Cooperación Técnica Alemana (GIZ) donará aproximadamente 2 millones de dólares para ser invertidos en procesos de cambio prácticas agrícolas, restauración de 3,000 hectáreas en zona de amortiguamiento de manglares y áreas naturales protegidas bajo esquemas manejo sostenible y adopción de buenas prácticas entre otros. San Salvador, 28 de octubre de 2014. El viernes pasado el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y una delegación de alemana de GIZ llevaron al Dr. Horst Freiberg, un alto funcionario del Gobierno Aleman, a un recorrido por la Microrregión Ahuachapán Sur , para mostrarle la problemática de degradación ambiental que existe y algunos proyectos exitosos que se pretenden replicar a nivel nacional bajo el Programa de Restauración de Ecosistemas y Paisajes (PREP). El recorrido comenzó en medio de los canales de Barra de Santiago, donde los pobladores de la zona contaron a Horst y al resto de acompañantes, cómo el asolvamiento ha reducido el área de navegación y cómo este sedimento tapó los canales naturales que llevaban el agua hasta los árboles de mangle provocando que muchos de éstos comenzaran a secarse. Mientras las lanchas que transportaban a periodistas y a los extranjeros se deslizaban por las aguas turbias del manglar de Barra de Santiago, Antonio Villedas, jefe de guardarecursos del MARN en la zona, relató que parte del problema se debe a que la lluvia arrastra agua con lodo desde la parte alta del departamento hasta la zona del manglar. “Antes en esta parte habían siete metros de profundidad, dice Antonio. “Ahora solo hay dos”. Cuando la marea baja las islas de sedimento aparecen en medio de los canales. Eso sucede porque muchas de las prácticas agrícolas que se realizan en la parte alta del departamento debilitan el suelo y reducen la capacidad de infiltración del agua, lo que provoca arrastre de tierra hasta la planicie. La Barra de Santiago -un Área Natural Protegida que a mediados de año fue incorporada como el séptimo Sitio Ramsar de Importancia Internacional, ha proveído de trabajo a cientos de familias que extraen producto marino de ella y las que ahora ven con buenos ojos los 2 millones de dólares que Alemania donará para trabajar en la restauración del paisaje del lugar. El recorrido continuó con la visita a una plantación de caña, que limita justo donde termina el manglar. El típico ejemplo de cómo el avance de las zonas de cultivos de caña ha ido carcomiendo los terrenos donde antes hubo mangle. La ruta siguió hacia una zona de cultivo de maíz en Guaymango, donde el Dr. Horst Freiberg, pudo conocer una experiencia exitosa sobre los cambios en las prácticas de cultivo, entre ellos: la no quema y la utilización del rastrojo como abono, la siembra de árboles en medio de los cultivos y la disminución de agroquímicos, que en sumatoria, han reducido la pérdida de nutrientes de la tierra y la erosión del suelo que va a parar a la zona de manglares de la Barra de Santiago. A pocos kilómetros del lugar, donde el ambiente cálido costero había cambiado drásticamente por la neblina y el frío que caracteriza la parte alta de Ahuachapán, los delegados, el equipo técnico del MARN y la Ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl conocieron la experiencia de abono orgánico y la prevención de la roya en una finca de café. Pohl manifestó que las distintas experiencias demuestran que “las cosas se pueden hacer de otra forma. Ya hay en El Salvador fincas de café que han reducido el uso de agroquímicos para hacer sostenible la producción”. La ministra salvadoreña insistió que replicar este tipo de prácticas es el objetivo principal del Programa de Restauración de Ecosistemas y Paisajes (PREP) que tiene como fin promover y facilitar la restauración de ecosistemas y paisajes rurales como mecanismo para asegurar la provisión de servicios ecosistémicos claves (agua, regulación hídrica, fertilidad del suelo, etc.) y la conservación de la biodiversidad como forma de reducir riesgo, construir resiliencia y adaptarse a los impactos del cambio climático, sobre todo la variabilidad del clima. Horst, quien es Jefe de División, Conservación de la Naturaleza Internacional, Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Conservación y Seguridad Nuclear de la República de Alemania, se mostró sorprendido por la organización de las comunidades en los diferentes escenarios recorridos y el impacto que pequeños cambios en las prácticas agrícolas, ayudan a disminuir la degradación ambiental. La gira terminó con la visita al mirador del municipio de San Pedro Puxtla para ver el avance de frontera agrícola, conectores con modelos agroecológicos y los sistemas agroforestales en el área de conservación.

La restauración de paisajes desde lo regional hasta lo nacional El objetivo mundial de la iniciativa “Desafío de Bonn” es restaurar 150 millones de hectáreas antes del 2020 a nivel mundial, con el fin de construir resiliencia ecosistémica y conservar la biodiversidad contribuyendo a la adaptación y mitidación del cambio climático. El PREP de El Salvador contribuirá con esa meta. En el caso particular de la Microrregión Ahuachapán Sur, el objetivo es el esta­blecimiento del Corredor Biológico El Imposible, Barra de Santiago, a través de la restauración y conservación in­clusiva de los ecosistemas y el paisaje rural. En la Microrregión Ahuachapán Sur se espera: Gestión integrada sostenible de 11,000 hectáreas – Sitio Ramsar. Restauración y conservación inclusiva de 3,000 hectáreas de manglar y zonas ecotonales. Restauración de 3,000 hectáreas en zona de amortiguamiento de manglares y áreas natu­rales protegidas bajo esquemas manejo sostenible y adopción de buenas prácticas, aten­diendo directrices ambientales emitidas por el MARN. La restauración de 1,000 hectáreas a través del establecimiento de sistemas agroforestales, agrosilvopastoriles y/o con prácticas agrícolas sostenibles. 10,000 hectáreas de Ecosistemas Boscosos bajo esquemas de protección, Conservación y Manejo Mejorado y Sostenible, incluyendo áreas de Sistemas Agroforestales de café bajo certificación. Fortalecimiento de la gobernanza local para la restauración inclusiva de los ecosistemas y la gestión del medio ambiente. El proyecto ese desarrollará en tres años y cuenta con una inversión inicial de la cooperación alemana de aproximadamente dos millones de Euros.

Información sobre la Microrregión de Ahuachapán. El área de la Microrregión Ahuchapán Sur es de 591.73 km2 y está conformada por los municipios de San Francisco Menéndez, Jujutla, Guaymango y San Pedro Puxtla. Se caracteriza por poseer diferentes tipos de ecosistemas, desde los costero-marinos, como las zonas de Manglares que cubren aproxima­damente un área de 2,571.5 ha, hasta bosques tropicales, sistemas agroforestales de café que utilizan especies arbóreas permanentes como sombra y agroecosistemas, principalmente conformados por cultivos de granos básicos (maíz y frijol) y caña de azúcar. Los niveles de degradación existentes en la zona han sido principalmente ocasionados por la utiliza­ción no sostenible de los recursos naturales, una alta presión de actividades agropecuarias inapro­piadas sobre los ecosistemas boscosos que conllevan a un cambio de uso del suelo y avance de la frontera agrícola, procesos de erosión y sedimentación con azolvamiento de canales en las zonas de manglar; y la deforestación en las partes altas. En la Microrregión Ahuachapán Sur también se han desarrollado importantes esfuerzos locales de restauración del paisaje rural. Estos van desde aquellos promovidos en el ámbito comunitario como: la Restauración Ecológica de Manglares (REM), los Planes Locales de Extracción Sostenible (PLES) y los esfuerzos de protección y conservación de áreas de bosque por parte de las Juntas de Agua Co­munitarias, hasta esfuerzos para lograr el reconocimiento internacional de la importancia ecológica de la zona e importancia estratégica como ecosistema a través de la declaratoria de la Barra de Santiago como sitio RAMSAR en el año 2014. Adicionalmente existen procesos de reconversión de las actividades agropecuarias convencionales por prácticas sostenibles, como la agricultura orgánica y la no quema, o los esfuerzos iniciales de “za­fra verde” en la caña de azúcar (cosecha de la caña sin el uso del fuego). En este contexto se reflejan también las iniciativas de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), locales en coordinación con las Unidades Ambientales Municipales y de la Unidad Técnica de la Microrregión Ahuachapán Sur. Este último es un esfuerzo asociativo de las cuatro municipalidades de la Microrregión por lograr la gestión del medio ambiente.

Comentar