• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Actualización: Líderes mundiales se expresan sobre las sanciones destinadas a frenar el programa de armas nucleares de Irán

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas está redactando una cuarta resolución del Consejo con la finalidad de impedir que Irán desarrolle armas nucleares. Irán no cesó el desarrollo de armamento nuclear como consecuencia de las tres primeras rondas de sanciones del Consejo de Seguridad.[1] Los Estados Unidos, Rusia y los países de la Unión Europea sostienen que Irán está aprovechando el trato recientemente acordado con Turquía y Brasil acerca de un intercambio de combustible nuclear para ganar tiempo.[2] Los siguientes países se encuentran actualmente en la rotación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Son ellos los que decidirán cómo se verá la próxima ronda de sanciones:

El UNSC se compone de cinco miembros permanentes: China, Francia, la Federación Rusa, el Reino Unido y los Estados Unidos, y diez miembros no permanentes (se señala el año de finalización de sus mandatos):
El UNSC se compone de cinco miembros permanentes: China, Francia, la Federación Rusa, el Reino Unido y los Estados Unidos, y diez miembros no permanentes (se señala el año de finalización de sus mandatos): Austria (2010), Japón (2010), Turquía (2010), Bosnia y Herzegovina (2011), Líbano (2011), Uganda (2010), Brasil (2011), México (2010), Gabón (2011) y Nigeria (2011).[3]

Visto que Irán sigue ignorando las demandas internacionales de poner fin a su programa de enriquecimiento nuclear en curso y de mejorar la deteriorada situación de los derechos humanos, los líderes mundiales hablan cada vez más enérgicamente del uso de sanciones para frenar la capacidad de la República Islámica de Irán de producir armas nucleares.

El mundo árabe

“Las sanciones son una solución a largo plazo. Pueden ser útiles, no podemos juzgar”, dijo el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Saud al-Faisal, en una conferencia de prensa conjunta con la secretaria de Estado de los EE.UU., Hillary Clinton, realizada el 16 de febrero de 2010. “Vemos este tema a corto plazo, porque estamos más cerca de la amenaza […] Necesitamos una resolución inmediata”, agregó el príncipe Saud.[4]“Si Irán sigue en esta línea, “logrará el impulso para una proliferación posterior y, Dios no lo permita, veremos la región llena de armas atómicas”. El príncipe señaló que el rechazo de Irán a un acuerdo propiciado por las Naciones Unidas para suministrarle suficiente uranio enriquecido a fin de generar electricidad, pero no para el desarrollo de armas nucleares, implica una amenaza directa a la estabilidad regional.[5]

En un encuentro de ministros árabes de Asuntos Exteriores realizado en El Cairo el 3 de marzo de 2009, el ministro saudí exhortó a una estrategia árabe conjunta, con una visión común para enfocar el “desafío iraní”, incluida su iniciativa nuclear.[6]

También en marzo de 2009, el presidente de Egipto Hosni Mubarak advirtió: “Hoy en día, un Irán con armas nucleares y ambiciones hegemónicas es la mayor amenaza para los países árabes”.[7]

Antes de eso, en diciembre de 2008, Mubarak pareció captar la atención del mundo árabe cuando dijo a los miembros del Partido Democrático Nacional gobernante: “Los persas están tratando de devorar a los países árabes”.[8]

Rusia

El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, declaró el 27 de mayo del 2010 que los líderes rusos han intentado reiteradamente resolver la disputa, pero Teherán no ha respondido en forma adecuada.”Para nuestro gran pesar, durante años – no sólo meses – la respuesta de Irán a estos esfuerzos ha sido insatisfactoria, para decirlo de un modo delicado,” dijo Lavrov en una conferencia de prensa en Moscú.

“Estamos muy alarmados y no podemos aceptar que Irán se rehúse a cooperar con la AIEA ”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, el 19 de febrero de 2010. “Durante unos 20 años, el liderazgo iraní llevó a cabo su programa nuclear clandestino sin informar a la AIEA . No entiendo por qué era tan secreto”.[9]

El 11 de febrero, el vicecanciller Sergei Ryabkov dijo: “No pensamos que las sanciones sean efectivas, pero entendemos que en ciertas circunstancias no es posible abstenerse de ellas”.[10]

En octubre de 2009, el primer ministro ruso Vladimir Putin advirtió a las potencias de Occidente que no ganarían nada tratando de intimidar a Teherán. Sergei Prikhodko, el consejero en jefe de política exterior del Kremlin, dijo: “Las sanciones relacionadas con Irán son difícilmente posibles en un futuro cercano”. El 16 de enero de 2010, el vicecanciller Sergei Ryabkov dijo: “La efectividad de sanciones [adicionales] es altamente dudosa”. Más adelante señaló: “Veremos en qué medida se pueden desarrollar para alentar soluciones políticas y diplomáticas a este problema”.[11]

“La posición de Rusia es simple”, dijo el presidente Dmitry Medvedev después de un encuentro con Obama. El 23 de septiembre de 2009 explicó: “Las sanciones no suelen ser productivas, pero a veces son inevitables”.[12]

Previamente, el 16 de junio de 2009, Medvedev había sido el primero en enviar sus congratulaciones oficiales a Mahmoud Ahmadinejad por su “reelección” como presidente de Irán.[13]

China

China, que anteriormente había sido el obstáculo clave para la adopción de nuevas sanciones, respaldó el anuncio estadounidense respecto a nuevas sanciones en mayo, diciendo que era responsabilidad de Irán hacer más para satisfacer la preocupación internacional acerca de las intenciones de su programa nuclear. “El hecho que el Consejo de Seguridad esté debatiendo el tema nuclear de Irán no significa el término de los esfuerzos diplomáticos,” dijo el martes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Jiang Yu.[14]

China está muy preocupada por el desarrollo de armas nucleares de Irán, pero aún no ha adoptado la noción de sanciones. El ministro de Asuntos Exteriores de China, Yang Jiechi , dijo el 3 de febrero de 2010: “Con respecto a la cuestión de Irán, entendemos que debemos ejercer presión por medio de negociaciones. Debemos tratar de encontrar una solución lo más rápidamente posible a través de negociaciones”.[15]

Wang Baodong, vocero de la embajada china en Washington, dijo el 4 de febrero de 2010 que “China se opone al desarrollo de armas nucleares de Irán [y] quiere salvaguardar el sistema internacional de no proliferación y el mantenimiento de la paz y la estabilidad en el Medio Oriente”. Pero ante los comentarios de Ahmadinejad, dijo: “Creemos que todavía hay sitio para un acuerdo diplomático sobre el tema nuclear de Irán, y por el momento no queremos avalar la discusión sobre las sanciones”.[16]

El Reino Unido

El Primer Ministro británico, David Cameron, prometió el martes “elevar” la presión sobre Irán, que, según dijo, tiene claras intenciones de construir armas nucleares. “Todas las evidencias apuntan hacia la misma dirección – que Irán está intentando desarrollar armas nucleares,” dijo a los miembros del Parlamento después que la Reina presentara el programa legislativo de su coalición de gobierno conservadora-liberal demócrata. Cameron agregó: “Durante los últimos seis años hemos seguido una política de doble vía, ofreciendo compromiso, pero estando preparados a ejercer presión.”[17]

El 2 de febrero de 2010, Brown dijo que hay evidencias que sugieren que Irán ha estado desarrollando “materiales” cuyo propósito evidente no era para uso en desarrollo nuclear civil, y que Teherán desafió cinco resoluciones de la ONU. “Si Irán no emite alguna señal de que emprenderá acciones […] deberemos proceder con sanciones”, dijo. “Creo que es esencial que la comunidad internacional muestre que en este punto tiene la capacidad de imponer sanciones”.[18]

Irán probó su misil Sejil 2 de largo alcance el 16 de diciembre de 2009; un día después, Brown definió ese lanzamiento como una severa preocupación para la comunidad internacional y señaló que hay lugar para sanciones más estrictas contra Irán.[19]

Francia

En respuesta al nuevo informe de la AIEA del 19 de febrero de 2010, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia emitió una declaración que señala que el informe de la AIEA “muestra cuán urgente resulta adoptar una acción decidida ante la falta de cooperación de Irán”, y agregó: “Ante este informe, no tenemos otra opción que aspirar, junto con nuestros asociados, a la adopción de nuevas medidas del Consejo de Seguridad de la ONU en las próximas semanas”.[20]

El presidente Nicolas Sarkozy acordó con una propuesta de los EE.UU. para implementar sanciones más severas contra Irán por su programa de enriquecimiento nuclear. “Ha llegado la hora de adoptar sanciones más severas, con la esperanza de reanudar el diálogo”, dijo Sarkozy después de un encuentro con el secretario de Defensa de los EE.UU., Robert Gates, el 8 de febrero de 2010.[21]

El 16 de septiembre de 2009, el presidente de Francia Nicolas Sarkozy acusó públicamente a Irán de mentir, cuando dijo: “Todos nuestros servicios secretos tienen la certeza de que Irán trabaja actualmente en su programa (de armas) nucleares”. Irán insiste en que su programa nuclear tiene fines pacíficos.[22]

En un discurso sobre estrategia diplomática, Sarkozy criticó a los líderes de Irán por su manejo de las polémicas elecciones y por su programa nuclear, y reflotó la posibilidad de nuevas sanciones “severas” contra Irán si continúa con sus actividades nucleares. “Estos líderes iraníes son los mismos que nos dicen que su programa nuclear es pacífico y que las elecciones fueron honestas. Francamernte, ¿quién les cree?” preguntó el 26 de agosto de 2009.[23]

Después de la detención de los empleados de la embajada británica en Teherán por su presunto respaldo a las manifestaciones pro-democráticas en julio de 2009, Sarkozy emitió la condena más enérgica al liderazgo expresada por un líder mundial, al decir: “Creemos que el pueblo iraní merece un liderazgo mejor que el que tiene hoy en día”.[24]

Alemania

La Canciller alemana Angela Merkel sostiene que se debe continuar el trabajo en torno a una nueva ronda de sanciones contra Irán por su controvertido programa nuclear porque Teherán aún no es transparente. “Irán no ha demostrado hasta el momento transparencia respecto a su programa, por lo tanto el trabajo para imponer sanciones continuará,” dijo Merkel el 27 de mayo del 2010 en Qatar.[25]

“El tiempo de Irán se agota. Éste es el momento de discutir amplias sanciones internacionales. Hemos demostrado mucha paciencia, pero ahora se ha terminado”, dijo la canciller Angela Merkel en una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Israel Shimon Peres, el 26 de enero de 2010. “Los esfuerzos de la comunidad internacional no han traído ningun cambio hasta ahora y ha llegado el momento de discutir sanciones más severas”, añadió Merkel.[26]

En un encuentro con el primer ministro de Israel Biniamin Netaniahu realizado el 18 de enero, la canciller alemana Angela Merkel señaló: “Abogaremos por más sanciones… Siempre hemos exhortado a la transparencia y cooperación con Irán, pero lamentablemente Irán no ha respondido”.[27]

En diciembre de 2009, Angela Merkel dijo: “Nuestra paciencia [con Irán] es puesta a prueba” y agregó que se deberán tomar en consideración nuevas sanciones si Irán continúa con su actitud de no cumplimiento.[28]

En agosto de 2009, Merkel amenazó con sanciones en el área de la energía si Irán no coopera con la comunidad internacional con respecto a su programa de desarrollo de armas nucleares. “Si no hay progreso, deberemos reaccionar con más sanciones”, dijo Merkel, y añadió: “Si Irán logra armas atómicas, se creará una situación peligrosa. Por esta razón las sanciones estarán justificadas. […] Lo que queda claro es que Teherán […] no puede conseguir una bomba atómica”.[29]

Los EE.UU.

El Presidente de los Estados Unidos Barack Obama declaró que las medidas adoptadas por Irán aún “no crean confianza”. Todavía hay “preocupaciones fundamentales” respecto al programa nuclear de Irán, dijo Obama al Primer Ministro de Turquía Recep Tayyip Erdogan el 20 de mayo del 2010.[30]

La secretaria de Estado Hillary Clinton dijo el 15 de febrero de 2010 que la Guardia Revolucionaria de Irán ha cobrado tanto poder que está suplantando al gobierno. “Irán avanza hacia una dictadura militar. […] El liderazgo civil está preocupado por su situación política interna o está cediendo terreno a la Guardia Revolucionaria ” dijo durante una visita al Golfo en la que solicitó apoyo para una nueva ronda de sanciones de la ONU contra Teherán.[31] .

El presidente Barack Obama dijo el 9 de febrero de 2010, después de que el régimen iraní no aceptara el acuerdo internacional sobre el enriquecimiento de uranio: “El próximo paso es el de las sanciones. Ellos han tomado sus decisiones, pero la puerta sigue abierta”. El presidente había establecido una fecha tope originaria para fines de 2009.[32]

Antes de eso, el 19 de noviembre de 2009, Obama advirtió: “Irán se ha tomado tiempo y no ha demostrado la voluntad de aceptar esta propuesta… Por ello, hemos empezado a debatir con nuestros asociados internacionales la importancia de las consecuencias”, dijo en una conferencia de prensa con el presidente de Corea del Sur. “En las próximas semanas elaboraremos el paquete de medidas potenciales que podremos tomar, que indicarán nuestra seriedad con respecto a Irán”.[33]

La UE

La Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton, declaró el 10 de mayo del 2010: “Estamos apoyando el proceso del Consejo de Seguridad acerca de nuevas medidas restrictivas y confío en que muy pronto se adoptará una propuesta,” dijo Ashton después de haber obtenido la aprobación de los ministros de Relaciones Exteriores. “No obstante, la UE estaría preparada a iniciar conversaciones directas con Irán si dicho país hiciera una propuesta directa”, agregó.[34]

En una declaración emitida el 11 de febrero de 2010, el día en que Irán celebraba el 41° aniversario de la Revolución Islámica y se autoproclamaba como un “país nuclear”, Ashton dijo que la UE ve con “gran preocupación” los arrestos y la violencia contra los líderes de la oposición. “Las decisiones que este régimen toma ante su pueblo y la comunidad internacional son erradas. Ninguna retórica inflamada puede ocultarlo. El régimen está decepcionando a su propio pueblo, que merece algo mejor”, agregó.[35]

“Si no se cumplen las normas, de alguna manera deberemos entrar en acción… Las sanciones son algo que surgirá en las discusiones”, dijo Ashton.[36]

El ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia, Alexander Stubb, pareció ser más firme con respecto a las sanciones de la UE, al decir que la Unión Europea podría anunciar “sanciones muy severas” contra Teherán en el término de “días o semanas”. El Consejo de Seguridad de la ONU deberá liderar dichas sanciones pero si no tiene éxito, “lo haremos a través de la UE; estimo que es cuestión de días o semanas”. Las sanciones deberán implicar un embargo financiero sobre “temas relacionados con la energía”, dijo Stubb después de un encuentro con su contraparte canadiense en Ottawa, el 11 de febrero de 2010.[37]

Comentar