• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

EL COMPORTAMIENTO DEL GOBIERNO CENTRAL, EN SU PRIMERA AÑO DE GOBIERNO

Dr. Armando Bukele Kattán ?

Este programa es el primero de la Serie de 5 programas titulada: El Comportamiento del Gobierno Central, en su primer año: 1 Junio 2009/31 Mayo 2010.

Ha pasado un año desde que el candidato Mauricio Funes, utilizando la bandera del FMLN, ganaba las elecciones presidenciales del 2009 y tomara posesión el primero de Junio de ese año, como Presidente Constitucional de La República y Comandante General de la Fuerza Armada.

El inicio de todo período pasa por un proceso de reconocimiento, análisis, adaptación, experimentación, medición de fuerzas, examen del funcionamiento del personal disponible, tanto nuevo como el heredado, corrección y posicionamiento.

Dado el enorme aparato estatal y los problemas existentes de difícil solución, se requiere al menos de un año para lograr estos propósitos básicos iniciales y consolidarse. El primer año es básicamente un proceso de preparación, lo que en la jerga deportiva se considera de “calentamiento”.

Esto se ejemplariza en las construcciones de edificios. Al principio se ve que no avanza nada, ya que se estaba construyendo la parte fundamental de la obra, sus cimientos. Las obras se realizan bajo tierra, lo que se conoce como obras de infraestructura. Una vez que éstas se realicen, la construcción se ve que se acelera, con el levantamiento rápido de sus paredes, totalmente visibles.

Este proceso inicial de “infraestructura” ha sido culminado con éxito por el presidente Funes. Y sus detractores, deberían considerarlo, si desean hacer un análisis serio. Para empezar, ya impuso la jerarquía y su liderazgo es indiscutible. Antes de las elecciones se decía que Funes iba a ser manipulado por el FMLN. Yo dije en esa ocasión, que Mauricio Funes iba a ejercer su liderazgo y que si pecaba en el uso del poder, lo haría por exceso y no por defecto.

Definitivamente el actual gobierno es del presidente Mauricio Funes y del FMLN. En ese orden. Y si en las Matemáticas, el orden de los factores no altera el producto; en la política, sí. Al igual que en la Química y la Física, donde se determina el orden a través del solvente y el soluto. No es lo mismo sal con agua que agua con sal; como tampoco leche con café, que café con leche.

El FMLN tiene que aceptar que éste no es un Gobierno del Frente, pero sí que forma parte de él. Todo proceso requiere tiempo y paciencia, lo que combinado se conoce como perseverancia. Ahora ya se dio el primer paso y cualquier acción para desestabilizar este inicio, repercutirá negativamente en el proceso. No hay tampoco por qué desesperarse, y aunque el pueblo desea soluciones inmediatas para todo, esto no existe y deberán encontrarse poco a poco.

Para aquellos del FMLN que comprenden que éste es un Gobierno de transición, deberán definir los alcances a los cuales llegará un nuevo Gobierno controlado por el FMLN, de acuerdo a las singularidades de nuestro país en el momento preciso. Si bien el capitalismo salvaje o neoliberalismo ha sido potencialmente negativo, que no sólo destruyó economías emergentes, mandándolas al subdesarrollo y economías subdesarrolladas mandándolas al retroceso; también puso en jaque a los Estados Unidos y últimamente a la Unión Europea; un socialismo generalizado y de golpe, sería también un trago amargo y desestabilizador. Las condiciones de nuestro País deberán prevalecer en la toma de decisiones, ya que es evidente que no se pueden copiar las condiciones de otros países. Una mezcla sensata de ambos sistemas sería conveniente, permitiendo a la Empresa Privada colaborar en el Desarrollo Nacional pero controlando los abusos, especialmente de los monopolios o cárteles oligopólicos.

Para efecto de gobernabilidad, el FMLN está aceptando esta relación con Funes. Ojalá. Según el Diario el Mundo del miércoles 26-05-2010 afirmaba:

“El FMLN pide, “No chocar con Funes”. La Comisión Política del Frente, se reunió el fin de semana con las bases de todo el país. Según dos fuentes del partido de izquierda, la dirigencia también pidió a las bases no “chocar con el Movimiento Ciudadano por el Cambio, liderado por el Presidente de la Republica, Mauricio Funes. Y en el Diario Latino del martes 1 de Junio 2010, se leía: FMLN: “Nos proponemos trabajar de la mano y del hombro con el Presidente” y más adelante agregaba: El Coordinador General del FMLN, Medardo González, manifestó esa mañana, la posición del Partido, en relación al primer año de un Gobierno de izquierda, dirigido por el Presidente Mauricio Funes, asegurando que el Frente “es parte fundamental de este Gobierno”.

Definitivamente hay contradicciones entre el Frente y Funes y se encontrarán más en el futuro. Habrán incluso posiciones encontradas, pero no tanto, como enseñarán las noticias periodísticas. Pero ésa es la forma de trabajar en los asocios políticos o alianzas políticas y estratégicas: potencializar lo que les une y solventar amigablemente sus diferencias. El binomio Funes-FMLN, como un matrimonio, tendrá momentos agradables y también enfrentamientos, incluso difíciles, pero no tanto que los lleve a un divorcio. Esto último, si se diera, sería sumamente negativo para ambos. Si analizamos los logros de esa “infraestructura política” en este primer año de Gobierno, vemos que se ha conseguido la base saludable para un gobierno manejable en los próximos 4 años.

El Presidente Funes ha logrado consolidarse en el poder, sin perder el apoyo del partido que lo llevó a obtenerlo, el FMLN, a pesar de ciertas diferencias puntuales. No ha perdido ningún forcejeo político en la Asamblea Legislativa, sin disponer de un solo diputado que le sea particularmente leal; ha sabido ejercer el veto y salir airoso; ha logrado conseguir los préstamos necesarios; ha logrado recuperar la función presidencial de elegir al Presidente del Registro Nacional de las Personas Naturales. RNPN; salió airoso con el nivel de rebaja del uso particular de telefonía fija y de las llamadas de telefonía móvil; ha conseguido los nuevos préstamos para terminar las obras del boulevard Diego de Holguin y la construcción total del Hospital de Maternidad, incorporando además otras necesidades e iniciando los juicios de corrupción sobre el mal manejo o el manejo fraudulento de fondos anteriores para los mismos fines, etc.

Eso no significa que no haya errores o incluso señalamientos adversos.

No estamos hablando de perfección alguna ni de bondad plena; porque esto es humanamente inalcanzable.

Estamos hablando de liderazgo, algo indispensable para Gobernar y eso es indiscutible.

En ese camino a la consolidación del poder se ha tenido que sacrificar buenos elementos. Pero si bien se deben permitir opiniones diferentes no puede permitirse actuaciones rebeldes. En el ajedrez, que como cualquier batalla, puede aplicarse a la política, a veces se tiene que eliminar algunas piezas valiosas, pero nunca que se le dé Jaque-mate al Rey.

La sabiduría árabe lo confirma: 2 mendigos pueden dormir en una pequeña alfombra (o “petate” en la traducción salvadoreña), pero dos reyes no pueden gobernar un mismo Reino.

En el uso del poder son favorables, la crítica interna y la autocrítica; las opiniones diversas e incluso contrarias, pueden permitirse; pero nunca la pérdida de la jerarquía.

Se han conseguido los votos favorables en la Asamblea Legislativa, utilizando el apoyo de todas las fracciones políticas, diferentes según la ocasión; a veces, con el apoyo del Frente o incluso sin él.

Se ha consolidado los vínculos que nos unen con los Estados Unidos de América. Y me agrada que las ventajas que nuestro País obtiene de esa estrecha relación, sea aceptada por todos, incluso por el FMLN.

Sin embargo, es importante aclarar que el Ministerio de Relaciones Exteriores ha hecho también un importante papel fomentando relaciones plenas con otros países, como Israel, el Mundo Árabe, Cuba, Vietnam, etc.

Luego de afianzar aún más nuestras relaciones con los Estados Unidos y clarificar más allá de toda duda razonable, nuestra posición democrática, las relaciones diplomáticas y económicas con Venezuela, estoy seguro también se incrementarán.

Las obras del Gobierno en este primer año de mandato saltan a la vista, pero no son suficientes. En eso estamos claros. Tampoco las voy a enunciar una por una, porque no soy vocero del Gobierno ni pertenezco a él.

Pero debe comprenderse que sólo estamos en el primer año de Gobierno, donde la mayor parte del tiempo se necesitó para constituir las bases y los ajustes para actuar. Si hace 3 meses hubiéramos analizado lo que el Gobierno había hecho en materia de corrupción, nos hubiéramos decepcionado. Hoy vemos un panorama diferente. Y los casos actualmente señalados tienen que profundizarse hasta el final y continuar con otros, hasta esclarecer la verdad.

El pueblo necesita ver peces gordos y grandes, capturados y no solamente pequeños peces o simples “chimbolos”. La Justicia tiene que llegar hasta todos los niveles; no quedarse estancada en los de abajo…

Sabemos que hay promesas electorales consignadas en el Programa de Gobierno, que todavía no se han realizado. Pero esto no puede mencionarse como promesas incumplidas, cuando sólo ha pasado un año, sino más bien, como promesas pendientes de cumplir.

Mencionar lo que no se ha hecho en el primer año de Gobierno, faltando 4 años más para gobernar, es prematuro e incorrecto. Al final del período, sí estaremos en la capacidad de señalar lo que no se hizo y evaluar la gestión gubernamental. Ahora, lo único que podemos hacer es evaluar lo que se ha hecho y ver si las condiciones de liderazgo y jerarquía están organizadas en tal forma, que puede intuirse, al menos, la posibilidad de un éxito futuro. Yo considero que sí.

En el próximo programa, continuaremos la segunda parte, si Dios nos lo permite.

Comentar