• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Agricultores salvadoreños diversifican cultivos para restauración de suelos en reserva de biósfera Apaneca Lamatepec

Mejores resultados. Carlos Tadeo señala que los cultivos que realiza con semilla criolla, le generan mejores resultados, ya que esta es más resistente al cambio climático y brinda un mejor rendimiento.

Desde que Carlos Antonio Tadeo, un pequeño agricultor del cantón El Puente del municipio de Salcoatitán, en Sonsonate, comenzó a cultivar hortalizas y frutales, la alimentación de su familia dejó de depender exclusivamente del maíz y frijol, los únicos productos que cultivaba este agricultor.

Pero desde que es parte de un proyecto agroforestal que ejecuta la Fundación Promotora de Cooperativas (FUNPROCOOP), la forma de cultivar de Tadeo cambió y comenzó a diversificar su producción, incluyendo hortalizas y frutales, con apoyo técnico y con recursos proporcionados por la Fundación.

“Con este proyecto hemos podido cosechar otros productos, este proyecto me está beneficiando mucho, nosotros que somos pobres antes solo producíamos maíz y frijoles, pero ahora nos beneficiamos con otros cultivos, con eso nos mantenemos, sembramos maíz, frijol, ayote, he sembrado ocre, pipián, hemos sembrado otros productos”, dice.

Mejores resultados. Carlos Tadeo señala que los cultivos que realiza con semilla criolla, le generan mejores resultados, ya que esta es más resistente al cambio climático y brinda un mejor rendimiento.

Pero además de variar en sus cultivos, con lo que también ha variado y mejorado la dieta alimenticia de su familia, Tadeo señala que otro de los beneficios de este proyecto es que han logrado rescatar semillas criollas, las cuales les generan mejores rendimientos en sus cosechas, obteniendo un mejor producto y más resistente al cambio climático.

“La semillas criollas tienen una ventaja, es más resistente a las lluvias o la sequía, nos da mejores resultados, nosotros año con año reproducimos esta semilla, a veces la vendemos o la regalamos a otros agricultores, no queremos que desaparezca ese maíz, para mí ese es el mejor maíz”, sostiene.

Este proyecto tiene una inversión de aproximadamente $100,000 provenientes del Fondo para la Iniciativa de las Américas (FIAES) y atiende a 300 agricultores de los municipios de Salcoatitán, Izalco y Nahuizalco, de Sonsonate, dedicados a la producción de granos básicos, café y cacao, promoviendo la diversificación de cultivos.

El coordinador de proyectos de la FUNPROCOOP, Héctor Guevara, dice que además de promover la diversificación de cultivos y el rescate y uso de semillas criollas, el proyecto también tiene un componente ambiental, la restauración y protección de 200 hectáreas de tierras fértiles de la reserva de la biósfera Apaneca Ilamatepec.

“El proyecto también tiene un objetivo más ambiental, que es la recuperación de tierras fértiles, estamos trabajando la parte de ya no quemar, que el suelo se vaya regenerando, que dejen los rastrojos, donde hay árboles, donde hay fruta y todo eso, se mejora el clima, el clima es diferente y se garantiza que las tierras sigan siendo productivas”, dice.

Restauración. Con el proyecto ejecutado por FUNPROCOOP con fondos FIAES se pretende restaurar y proteger 200 hectáreas de terreno en la reserva de biósfera Apaneca Ilamatepec, en el occidente del país. Con el proyecto, en el que entregan árboles frutales y forestales, también se busca mejorar el paisaje y el clima del lugar.

Guevara agrega que dentro del proyecto se ha brindado acompañamiento técnico a los agricultores, pero además han entregado árboles frutales y forestales para que sean sembrados en sus parcelas y con ello mejorar el paisaje y el clima de la zona.

Estos árboles, dice, además de proveerles de alimentos, también se proporcionarán sombra a sus parcelas, bajo las cuales podrán descansar mientras realizan su labor, y el suelo tendrá mejores condiciones para la producción.

Los productores también han aprendido diferentes técnicas agrícolas amigables con el medio ambiente, como la elaboración y uso de abonos orgánicos, con los cuales además pueden producir cultivos más sanos.

“Estamos diversificando la producción, pero queremos también tener una producción limpia, libre de productos químicos, pero para eso hay que generarle alternativas a los productores, hemos tenido jornadas de capacitación con los productores”, indicó.

Eliseo Cruz es otro de los beneficiados con este proyecto y en su parcela, en el caserío Plan del Pozo de Salcoatitán, se pueden observar la mezcla de cítricos, como naranja, mandarina y limón pérsico, entre los maizales y frijolares.

Asegura que la producción de los cítricos, cuyas cosechas vende a comerciantes locales, le ha rendido buenos resultados y además le ayuda a mantener las tierras en buenas condiciones para sus cultivos de maíz y frijol.

Ahora, Cruz también está cultivando otros productos, como la jícama y yuca, como parte del proyecto del cual se beneficia junto con su familia.

Créditos/FUNPROCOOP

Comentar