• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Alemania deslumbra a goles

la propinó Alemania a Australia, ganándole por 4 a 0 este domingo en Durban. Con Philipp Lahm como capitán y varias caras nuevas, el equipo vuelve a convencer, como en el 2006.

Los alemanes soñaban con reeditar la magia del Mundial 2006 cuando, pese a haber logrado sólo el tercer puesto, la selección germana conquistó a la hinchada y transformó a todo el país en una fiesta. Tras el debut en Sudáfrica, este nuevo equipo dirigido por Jogi Löw va en buen camino de conseguirlo.

Pese a todas las caras nuevas de esta selección alemana, la más joven de las últimas décadas, su juego convenció en el marcador, ante una Australia que no tuvo mucho que oponer al avance germano. Las ganas de ganar y sobre todo el gusto por jugar se le notaron a este equipo, y esa es precisamente la clave de las simpatías que despierta en la afición. Tal como en el Mundial del 2006.

Los rostros del 2010

Fueron también rostros conocidos del 2006 los que inauguraron el marcador de este partido. El autor del primer gol, Lukas Podolski, parece resucitar cuando lleva la camiseta nacional germana. Y su temprana anotación ha de ser un verdadero bálsamo para el “Príncipe Poldi”, que tuvo poca suerte en el Bayern de Múnich y tampoco consiguió lucirse tras dejarlo para regresar a su equipo de origen, el Colonia.

Similar es la historia de Miroslav Klose, artífice del segundo tanto de este debut en el Mundial de Sudáfrica. Deslucida fue su temporada en el Bayern de Múnich, al extremo de que algunos comentaristas ponían en duda la conveniencia de hacerlo jugar desde el comienzo y preferían la opción de Cacau. Pero la camiseta de la selección nacional por lo visto surte maravillas y Klose podría aspirar a conectar con la buena racha del Mundial 2006, en el que se coronó como el máximo goleador del torneo, con cinco tantos anotados.

Los nuevos

Pero también los nuevos jugadores del equipo alemán tuvieron su oportunidad de demostrar sus virtudes. Thomas Müller lo hizo marcando el tercer gol de la jornada. Luego llegó el turno de Cacau, quien reemplazó en la cancha a Klose y también anotó su tanto.

 El entrenador alemán, Joachim Löw, debe estar satisfecho de haber creído en dos viejos conocidos, como Podolski y Klose, y de haber apostado también por figuras nuevas, dando renovados bríos a este equipo. La combinación dio resultado. Esta selección alemana que disfruta el juego y no se conforma con una ventaja temprana, sino que sigue buscando el gol. El marcador es elocuente.

Autora: Emilia Rojas Editora: Claudia Herrea Pahl

Fuente:  Deutche Welle

Comentar